Las 10 tendencias fitness que marcarán el ritmo en este 2020

10/03/2020

Al igual que en años anteriores el mercado del fitness continuará viviendo en 2020 una auténtica revolución que podrá traducirse para muchos en un crecimiento de sus cifras y para otros, para aquéllos que se despisten, en un quedarse atrás. Hoy te hablamos de las tendencias fitness con las que tu club puede marcar este año la diferencia.

Si en 2019 y según los datos del informe GWI Welness, la industria del fitness representó 828.000 millones de dólares, todo apunta a que en 2020 esa cifra irá in crescendo, gracias a sus nuevas tendencias. ¿Cuáles son?

  • Cóctel de fitness.

     
    Como ya ocurriera en otros segmentos, las tendencias fitness de este año están marcadas por la fusión de muchos de sus posibles modelos de entrenamiento, fruto de la gran variedad de opciones que demanda el consumidor.De hecho, las clases de ‘Hiit & Run’ ya no son ninguna novedad en los gimnasios boutique como tampoco lo es el hecho de ver cómo la tendencia de encadenar una clase con otra gana adeptos. Algo que según David Minton, experto en acondicionamiento físico, suelen hacer especialmente los Millennials y los miembros de la Generación Z.

    “El consumidor actual tiene muchas más opciones para hacer ejercicio tanto al elegir en qué lugar lo hace cómo al determinar qué tipo de entrenamiento va a seguir. No será raro ver cómo muchos optarán por encadenar clases unas después de otras, lo que en nuestro lenguaje se ha dado en llamar ‘cócteles de fitness’”, sostiene Minton.

    De ahí que, según este experto, los clubes que quieran estar al día con las tendencias fitness de este año tendrán que pensar en cómo proporcionar una experiencia convincente a esos Millenials y a esa Generación Z para no sólo atraerles al principio sino conseguir que vengan una segunda, una tercera, una cuarta vez…, matiza.

  • Entretenimiento y fitness: un buen tándem.

     
    Después de varios años en los que se ha ido difuminando la línea divisoria entre el fitness y el entretenimiento, todo parece indicar que en 2020 ambos sectores formarán definitivamente un buen tándem.Según la consultora en acondicionamiento físico Emma Barry, esto traerá colaboraciones entre los operadores de este sector y actores que, si bien son nuevos en esta área, son conocidos y reconocidos en el mundo del espectáculo y/o entretenimiento. ¿Ejemplos? Uno de ellos lo ha protagonizado 1Rebel al colaborar con la cantante ganadora del Grammy, Jess Glynne, para seleccionar listas musicales aptas para reproducir en sesiones de entrenamiento.

    La convergencia cultural en torno al fitness es una realidad y de ella saldrán entrenamientos inmersivos donde la música, las imágenes y los instructores ofrecerán a los participantes una emocionante experiencia en fitness.

  • Gimnasios grandes versus gimnasios boutique.

     
    Si bien se les ha querido desterrar en varias ocasiones, 2020 podría ser el año en el que los gimnasios de grandes dimensiones asesten un golpe decisivo en la batalla que les enfrenta con los gimnasios boutique. ¿Cómo? Reservando espacios para crear rincones boutique en los que impartir clases de fitness colectivas.Y es que el éxito de los grandes bien podría venir precisamente de combinar esa experiencia típica de los boutique con su oferta más tradicional en la que no faltan ni los grandes espacios para entrenar ni las piscinas, entre muchos otros servicios.

    Según Phillip Mills, Director Ejecutivo de Les Mills International, “las lecciones del pasado nos dan pistas de lo que pasará en el futuro”. Y si bien los boutiques y los clubes de bajo coste han atraído a la generación Z, los grandes gimnasios siguen estando bien posicionados para defenderse de sus ataques y no ser como muchos creen un actor nada fashion.

  • La generación Z alcanza la mayoría de edad.

     
    Después de hablar de ellos durante años, en 2020 la generación Z cumplirá la mayoría de edad y serán los integrantes de ese colectivo, junto a los Millenials, quienes ocupen la parte superior de la ‘cadena alimentaria del fitness’.Los datos extraídos de la Encuesta Mundial de Aptitud Física de los Consumidores de Les Mills en 2019 revelaron que el cambio generacional en el fitness está yendo mucho más rápido de lo que la mayoría de la gente cree.

    Aunque la edad media de los socios de un club ronda los 35 años, ya hay datos que demuestran que la mayoría de las personas que se inscriben actualmente a clubes donde entrenar tienen alrededor de 20 años.

    Y es en este punto donde hay que tener en cuenta que sus gustos son muy diferentes a los de sus predecesores. A los miembros de la generación Z les gusta el trabajo en grupo, la tecnología integrada en todo lo que hacen y contar con una amplia gama de opciones para elegir qué, cuándo, cómo y dónde entrenar.

  • Los clubes como espacio social.

     
    A medida que los smartphones y las redes sociales ganan terreno entre las generaciones más jóvenes, los gimnasios se postulan como lugares de encuentro en los que desarrollar relaciones no virtuales. Algo que seguirá siendo una tendencia en 2020. Sobre todo, teniendo en cuenta que la Generación Z prefiere quedar para hacer ejercicio en lugar de para tomar unas copas como hacían sus predecesores. De hecho, esta generación ya ve el ejercicio como una experiencia social en lugar de como un castigo.”Lo que muestran nuestros hallazgos es que somos animales sociales cuando se trata de hacer ejercicio”, dice Bryce Hastings, jefe de Investigación de Les Mills, quien recientemente realizó una investigación sobre por qué los entrenamientos grupales proporcionan una mayor motivación a sus participantes.

    Es más, dado que los lugares tradicionales de reunión social, como los lugares de culto y los bares, tienen menos prevalencia en la sociedad moderna, los clubes deportivos pueden llenar ese vacío y convertirse en una bisagra social al brindar la oportunidad de interactuar y socializar mientras se trabaja en grupo.

  • Los entrenadores recuperan protagonismo.

     
    Si bien es cierto que durante los últimos años los instructores de clubes han estado un poco de capa caída por el auge del entrenamiento virtual, en 2020 éstos podrían volver a ganar peso al ser los únicos que pueden ofrecer una experiencia diferente a los usuarios.Puede parecer chocante en la era de la automatización y la disrupción digital, pero una de las tendencias fitness de este año dice que los instructores siguen siendo un valor diferencial capaz de atraer y retener a los socios de un club y de transformar el futuro de dicho establecimiento

    Esta teoría se refrenda, según Emma Barry, en el hecho de que “los dos ingredientes clave de los gimnasios boutique son el talento de sus instructores y la potente programación de sus actividades”. De hecho, en los últimos cinco años las visitas a los estudios boutique en Estados Unidos se han disparado un 121%.

  • Uso inteligente de la tecnología.

     

    En la era del fitness bajo demanda en 2020 seguiremos asistiendo a una constante llegada de gigantes como Peloton, que se autodefinen como los ‘Netflix del fitness’. Sin embargo, las cifras confirman que hay futuro para los clubes que viven de los socios que prefieren entrenar en centros y no en casa. Prueba de ello es que en los últimos años han seguido aumentando las cifras de personas que se inscriben a clubes, registrando en 2019 una cifra récord.Es más, hay datos que confirman que la aptitud digital de las nuevas generaciones está atrayendo a más personas al universo de los entrenamientos físicos. Un tercio de los usuarios de Les Mills On Demand migran de los entrenamientos en casa a otros en su gimnasio de proximidad.Esto quiere decir que gracias a un uso inteligente de la tecnología los clubes podrían hacer crecer el mercado del fitness, llegar a nuevos públicos y en última instancia, atraer a más personas a sus establecimientos.

  • El poder de la Inteligencia Artificial.

     
    A medida que la tecnología se convierte en una pieza imprescindible para los clubes, los datos también se vuelven más importantes para mejorar la experiencia del cliente. De ahí que una mayor comprensión de los hábitos y preferencias de sus socios permita a los clubes adoptar sus enfoques para atraer nuevos socios y retener a los existentes.No sólo eso. Una mayor calidad de los datos permitirá a los clubes proporcionar una experiencia más personalizada a sus miembros, en función de las preferencias y comportamientos que muestren tener en el entorno virtual.”

    La gente quiere entrenamientos personalizados y experimentales por lo que la Inteligencia Artificial será clave en la transformación del futuro del fitness y el bienestar”, sostiene el CEO de Les Mills Media, Jean-Michel Fournier.

    “La Generación Z ha crecido con la tecnología perfectamente integrada en su vida, por lo que nuestro sector debe evolucionar para cumplir con esas expectativas crecientes de soluciones integradas de fitness”, matiza.

  • Tendencias fitness del 2020 también en el entorno laboral.

     
    En vista de que son ya muchas las empresas que han comprendido que el ejercicio físico impulsa la salud de sus trabajadores, así como su compromiso, productividad y satisfacción laboral en el equipo, la opción de incluir el fitness en el entorno del trabajo está cada vez más presente y en 2020 todo apunta a que se acelere aún más.El último informe de Deloitte sobre el Bienestar Corporativo reveló que el 78% de las empresas está buscando ya cómo invertir en programas de actividad física para los próximos años. De hecho, este mismo documento indica que las clases de fitness en el lugar de trabajo se encuentran entre las ofertas actuales más populares que las empresas ponen a disposición de sus trabajadores.

    Sin embargo, la dificultad de implantar un gimnasio en la sede de trabajo hace que en la mayoría de las ocasiones las empresas se alíen con clubes cercanos siendo éstos los receptores de un público corporativo.

  • Mayor propósito social.

     

    La última tendencia fitness del 2020 tiene que ver con la Responsabilidad Social Empresarial. El alcance global y masivo del sector del fitness arroja una oportunidad única para influir positivamente en el comportamiento humano y respaldar importantes causas sociales. De hecho, algunas marcas como Nike, Patagonia o Equinox ya han optado por dirigir sus campañas de marketing para la consecución de un objetivo concreto. Y su ejemplo es cada vez más imitado.Si se hace con autenticidad y compromiso, las empresas de fitness tienen ante sí la oportunidad de liderar un propósito de forma efectiva al tiempo que pueden ganarse el respeto de los consumidores con cada vez una mayor conciencia social.“Durante mucho tiempo, las empresas sintieron que la responsabilidad social empresarial (RSE) no formaba parte de su trabajo. Buscábamos a los filántropos individuales o a los gobiernos para que liderasen los proyectos de ayuda”, explica Chris Rae, líder de Alianzas Estratégicas de UNICEF en Nueva Zelanda, que trabaja con Les Mills en la iniciativa Workout for Water. “Pero lo que estamos viendo ahora, sobre todo con los Millennials y la generación Z es que sus vidas no están basadas solo en trabajar a cambio de dinero. Quieren ver el significado y la responsabilidad que hay en sus empresas y quieren ser parte de algo más grande”, concluye.